© 2014 Ovejas de Fieltro. All rights reserved.

Cómo fabricar fieltro de forma artesanal

El fieltro industrial se forma mediante millones de agujas mientras que, para producirlo artesanalmente, se recurre a una técnica milenaria.

El fieltro artesanal es un tejido sin tramado ni costura. Es la unión inseparable de las escamas de los pelos de la lana procedente principalmente de la oveja.

Fieltro artesanal

Desde hace millones de años se ha elaborado fieltro en todo el mundo, siempre que se tuviera al alcance el pelo largo de las ovejas. La lana es un aislante natural excelente, tanto protege del frío como del calor, ya que transpira y nunca asfixia. Actualmente la lana cada vez ocupa un sitio más importante entre las fibras sostenibles.

Además de la lana de oveja, se pueden mezclar diferentes fibras o telas (nuno),  consiguiendo así piezas muy bonitas y originales.

Como hemos comentado antes, para producirlo de forma artesanal, se recurre a una técnica milenaria, que consiste en unir las fibras con agua (y en la actualidad con jabón).

Fieltro artesanal

A continuación, describimos este proceso más detalladamente:

  1. Separar la lana, tirando mechones del hilo, y colocando cada uno de lado a lado en una misma dirección. Se sobrepone ligeramente cada mechón en una fila y cada una con la anterior. Cardar la lana cruda, peinándola y dejándola limpia en cúmulos.
  2. Colocar una segunda capa de mechones de la misma manera, pero dispuestos en un ángulo de 90 grados o transversalmente a la primera capa. Continuar agregando de cuatro o cinco capas entrecruzadas dependiendo del espesor que se quiera dar a la tela acabada.
  3. Verter sobre la lana una pequeña cantidad de detergente líquido para platos. Se recomienda usar una botella con atomizador y rociar el equivalente a 3 ó 4 cucharadas.
  4. Verter sobre la lana de 1/2 a 1 taza de agua muy caliente. Se recomienda el uso de guantes de goma para evitar quemaduras.
  5. A continuación, presionar la lana con las manos suavemente. Comenzar desde el centro y trabajar hacia afuera. Añadir un poco de agua caliente para que la lana la absorba. Añadir también una gota de jabón, según sea necesario.
  6. Agitar la lana dentro de la bandeja hasta que comience a ponerse firme y aumentar la velocidad cada vez más, según lo permita el tejido. Cuando la lana esté lo suficientemente gruesa, dar vuelta a la tela. Seguidamente, presionarla y agitarla.
  7. Enjuagar el jabón en un fregadero o en una bañera con agua limpia.
  8. Finalizar el proceso, aplicando una fuerte fricción a la tela húmeda. Frotar, tirar o agitar el material sobre una tabla de lavar o cualquier otro objeto con textura (a este proceso se le llama abatanado). También se puede apretar, exprimir o enjuagar la tela con las manos. La tela se volverá cada vez más gruesa y fuerte. Continuar con este proceso hasta que la tela alcance el grosor deseado.
  9. Colocar la tela extendida sobre una superficie para que se seque, estirando el material suavemente para ajustar el tamaño y la forma. De esta forma, cuando el fieltro se seque, mantendrá esa misma forma. El tiempo de secado puede durar hasta 24 horas, dependiendo del tamaño y grosor.

Y a partir de aquí, el fieltro ya está disponible para confeccionar prendas y complementos como bufandas, chals, etc.

Fieltro artesanal

Recordad que Textil Olius es especialista en la fabricación de  varias gamas de fieltro 100% de lana, con atractivos colores y una capacidad para ser trabajado y transformado, lo que permite utilizarlo en infinidad de aplicaciones decorativas y de diseño.

Fuente: Afieltrarte.com / eHowenespanol.com
Fotos: Foxlive.tv / Rosilia / Etsy.com